¿Cuáles son las causas del avance de la ultra derecha autoritaria?

0
9

 

* Raúl Ayala

La democracia liberal, pilar de las sociedades occidentales modernas, enfrenta tiempos turbulentos.
Según el filósofo McNabb, su enemigo principal no son potencias extranjeras o el terrorismo Taliban, Irán, o el llamado «choque de civilizaciones», sino una amenaza interna: el auge de la ultraderecha en países liberales.
Esta tendencia, encabezada por líderes como Donald Trump, Jair Bolsonaro, Viktor Orbán, Giorgia Meloni, Narendra Modi, Javier Milei, Vladimir Putin, Boris Johnson y otros, refleja un crecimiento preocupante de la ultra derecha, más allá de sus distintos matices.
Nietzsche y Hegel, dos de los pensadores más influyentes en esta discusión, ofrecen perspectivas interesantes sobre la democracia.
Para Nietzsche, la democracia es una versión secularizada del cristianismo, un sistema que promueve la mediocridad y el conformismo.
Según él, la sociedad moderna se ha convertido en un rebaño sin pastores, donde prevalece la decadencia espiritual y la búsqueda de comodidades triviales en lugar de una vida de esfuerzo y trascendencia. La vida del último hombre que perdió lo que Sócrates llama «timos», el tercer componente del ser que es la capacidad de sentir humillación o orgullo.
Por otro lado, Hegel en el desarrollo del espíritu del espíritu, que incluye la dialéctica entre el amo y el esclavo ve un Estado universal que reconcilia las contradicciones sociales.
Este Estado distribuye derechos y libertades de manera igualitaria entre todos sus ciudadanos, reflejando una visión más optimista y reconciliadora de la democracia.
En contraste, John Locke, uno de los pilares del liberalismo, defendió la idea de un estado en el que todos son iguales ante la ley, con libertades fundamentales como la libertad de expresión y de religión.
Su visión sentó las bases para la democracia liberal, subrayando la importancia del consentimiento de los gobernados y la tolerancia como virtud fundamental.
Entonces, ¿por qué el auge de la ultraderecha y el descontento con la democracia liberal? Aunque la democracia tiene sus defectos, ¿no pueden las quejas de la ultra derecha ser abordadas y resueltas dentro del marco legislativo liberal? La respuesta puede estar en las crecientes tensiones entre la tradición y el cambio, el nacionalismo y la globalización, y las percepciones sobre la imposición de la ideología de género o de la corrección política que muchos llaman cultura «woke» ¿Son estos u otros temas que impulsan a deplorar la democracia liberal y regresar a algún tipo de fascismo como el derrotado en la segunda guerra mundial, o alguna versión de autoritarismo absolutista?
En conclusión, la democracia liberal enfrenta desafíos significativos en el mundo actual. Para superarlos, es crucial reflexionar sobre sus fundamentos filosóficos, reconocer sus falencias y buscar formas de renovar y fortalecer sus principios democráticos.
Solo así podremos construir sociedades más justas y resilientes en el siglo XXI. Qué repudien todo extremo ideológico pero también a quienes utilizan la representación para su propio beneficio.

Déjanos tu comentario