Señalan que no conviene vender animales para faena porque los precios son bajos y no cubren los costos de producción

0
10

El productor ganadero de Siete Palma, Miguel Ángel Riquelme, aseguró que
“no conviene vender animales” para faena por la burocracia y los bajos
precios del mercado local que “no alcanzan a cubrir los costos de
producción”, argumentando que el kilo en gancho se comercializa de$ 650 a $
700 y el mismo corte en mostrador a $ 1.300.

 

“En nuestra zona, gran parte de la gente que se dedica a la agricultura está
especulando y esperando que pase el frío y lleguen algunas lluvias para
sembrar, más allá de que algunos se arriesgaron y largaron con la mandioca
pese a la posibilidad de heladas. El campo está necesitando un poco más de
humedad, pero comparando con años anteriores, las condiciones son
favorables para la actividad productiva en las chacras”, indicó.
Y agregó: “en cuanto a la ganadería, la situación es parecida, está bastante
controlada, pero los campos necesitan más aguas porque las demoras de
lluvias retrasan las pasturas y por ende, la alimentación de los animales,
corriendo con el riesgo de no vender los productos”.
En este terreno, Riquelme señaló que no conviene vender los animales en el
mercado local porque no hay precios de referencias y los que pagan las
carnicerías “no recompensan o alcanzan a cubrir todos los costos de la
actividad productiva, teniendo en cuenta que un rollo de alambre cuesta
70.000 pesos o movilizar un tractor también un valor elevado en combustibles
e insumos”.
“El kilo de carne en gancho estábamos vendiendo a 650 pesos. Ahora un
carnicero ofreció $ 700, que sigue siendo muy bajo, porque luego en
mostrador se comercializa el mismo corte 1.200 o 1.300. en definitiva, el
carnicero gana o saca más diferencia con el precio que nosotros que
producimos el animal. Lamentablemente, esta es la realidad”, comentó.
En esta brecha desventajosa para el productor, Riquelme sumó a la burocracia
como otro factor limitante a la hora de comercializar la hacienda para la
reventa minorista: “para vender un animal nos tenemos que movilizar hasta
Laguna Blanca, pagar certificados y hacer varios trámites más que terminan
agregando gastos”, dijo.

Déjanos tu comentario