River y Boca quedaron a mano en un Superclásico parejo y vibrante

0
12

El «Millonario» y el «Xeneize» empataron 1 a 1, con goles de Pablo Solari (3m. ST) para el local y Cristian Medina (25m ST) para el visitante. Con este resultado, Martín Demichelis sigue invicto ante el Xenieze.

 

River y Boca empataron este domingo, por 1 a 1, en el Superclásico válido por la 7ma. fecha de la Copa de la Liga que fue parejo y por momentos de ritmo vibrante.

Pablo Solari y Cristian Medina, ambos en el segundo tiempo, marcaron los goles en un Más Monumental desbordante, que vivió una fiesta en la previa del partido más importante del fútbol argentino, con una marca récord de asistentes: 84.567.

Con este resultado, River alcanzó a Independiente como puntero de la zona A con 13 puntos. El equipo de Martín Demichelis acumula tres empates consecutivos. En tanto, Boca (10), que venía de caer ante Lanús, sigue afuera de la zona de clasificación para la siguiente fase.

La igualdad fue el resultado justo en Núñez. Tanto River como Boca dispusieron de ocasiones para quedarse con el Superclásico aunque la sensación final fue que el club de Núñez desperdició la oportunidad en un instante clave del encuentro.

River tomó la iniciativa en el primer tiempo con presión en ataque e intentó imprimir un juego vertiginoso ante un Boca cauteloso.

Foto Fernando GensFoto Fernando Gens.

 

A los pocos minutos, una jugada preparada de River en pelota detenida terminó en la atajada de Sergio Romero frente al intento de Andrés Herrera.

Facundo Colidio arrancó como el «9» titular, exigió a la defensa de Boca y generó la situación más clara a los 22 minutos con un remate al palo. El ex Tigre se fabricó un autopase que desairó a Luis Advíncula y quedó mano a mano con Sergio Romero, pero no estuvo certero en la definición.

A pesar de sus altibajos, Colidio fue de lo mejor en ataque en una tarde de pocas luces para Esequiel Barco y Nacho Fernández.

River tenía la posesión, pero fue perdiendo intensidad en ataque. Boca fue creciendo a medida que Medina tuvo más contacto con el balón y equilibró el partido.

El equipo de Demichelis vivió un momento de zozobra porque Rodrigo Villagra, en un buen debut, fue superado en número por los volantes de Boca y además, Nacho Fernández y Enzo Díaz mostraron imprecisiones que no fueron aprovechadas oportunamente por el ataque xeneize.

El chileno Paulo Díaz sostuvo a River en esos instantes con anticipos efectivos frente a los desconectados Edinson Cavani y Miguel Merentiel.

Foto Julin lvarezFoto Julián Álvarez.

 

En los primeros minutos del segundo tiempo, River abrió el marcador con el gol de Solari. Enzo Díaz lanzó el pase largo, ante un Boca mal parado, y el ex Colo Colo encaró con velocidad hacia el arco. «Chiquito» Romero pudo tapar el primer remate, pero no pudo en el rebote.

El gol revitalizó a River que mostró un buen juego bajo la batuta de Villagra y más participación del «Diablito» Echeverri, de flojo Superclásico, ante las indecisiones del pibe Jabel Saralegui y Equi Fernández.

Una tarjeta amarilla condicionó a Herrera y el uruguayo Agustín Sant’Anna lo reemplazó. Poco después, por ese sector, un desborde de Lautaro Blanco devino en el empate con el centro preciso para Medina, una de las figuras de la cancha junto con Paulo Díaz.

Boca creció a partir de ahí y Blanco, que en el primer tiempo estuvo muy atento a Solari, preocupó más de la cuenta a Sant’Anna.

Demichelis decidió el ingreso de Miguel Borja, quien en la semana estuvo en duda por una lesión muscular, y el «Colibrí» dispuso de una gran chance con un cabezazo que Romero desvió. «Chiquito», en la misma acción se repuso para desviar el disparo de Sant’Anna.

Foto Julin lvarezFoto Julián Álvarez.

 

Los nervios jugaron un partido aparte, especialmente en los jugadores de River ante la impaciencia de su gente, que sintió el impacto de la igualdad de Boca.

En los últimos 15 minutos, River y Boca, por los cambios de sus entrenadores, jugaron a todo o nada. El mediocampo no tuvo dueño y el partido entró en zona de definición por detalles.

A los 39, Colidio tocó la pelota por arriba del travesaño tras el centro de Sant’Anna y un minuto después, a través de un error, generó la contra de Boca. Merentiel no alcanzó a desviar el centro punzante y rasante de Blanco que hubiese sido el 2-1.

La última fue para River con el intento del juvenil Mastantuono, en una contra propiciada por Colidio.

El final tuvo cierto desencanto para River, especialmente para sus hinchas, y Boca, que terminó con más jugadores de experiencia, se retiró más tranquilo, con un esbozo de recuperación tras la derrota con Lanús.

En la próxima fecha, River visitará a Talleres de Córdoba y Boca será local ante Belgrano.

 

Déjanos tu comentario