«No la ven: el país pasó de una recesión la depresión económica» – Por Raúl Ayala

0
10

La economía argentina se encuentra al borde de una etapa más aguda de su crisis, mientras el país enfrenta la sombría realidad de una devaluación del 118 por ciento y un feroz plan de ajuste ortodoxo liderado por Javier Milei.

Con el reciente informe del INDEC revelando una caída del 21 por ciento en el sector industrial, las alarmas están sonando más fuerte que nunca.

Según el licenciado en economía y doctor en ciencias sociales, Fabián Giuliano, una depresión económica se manifiesta cuando un país no experimenta crecimiento durante cuatro trimestres consecutivos, una situación que actualmente enfrenta Argentina.

Este declive inició durante el último periodo de Alberto Fernández con Sergio Massa en Economía, pero se ha profundizado durante la gestión de Milei.

 

La depresión económica trae consigo la pérdida del poder adquisitivo, del empleo y mayores dificultades para encontrar una salida.

A diferencia de una recesión, que suele durar varios meses y permite cierto margen para la recuperación, una depresión puede extenderse durante años, colapsando la creación de empleo y aumentando la vulnerabilidad a las crisis financieras.

La Gran Depresión de la década de 1930 es un recordatorio histórico de los devastadores efectos de una depresión económica.

Sin embargo, a diferencia de las políticas de estímulo económico adoptadas para salir de crisis anteriores, las políticas de Milei parecen estar exacerbando la situación, llevando al país hacia un abismo económico sin precedentes.

Mientras que una recesión puede ser superada con políticas económicas adecuadas, una depresión económica requiere medidas urgentes y efectivas para evitar un colapso total. Argentina se encuentra en una encrucijada crucial, donde la acción gubernamental determinará si el país puede salir adelante o sucumbir ante las profundas grietas de una crisis sin precedentes.

 

Déjanos tu comentario