Murió otra paciente de cáncer por falta de medicación

0
10

Se trata de María Teresa Troiano, quien dejó de recibir su medicación oncológica desde diciembre, cuando el Gobierno nacional empezó a auditar la Dadse e interrumpir la entrega de medicamentos en todo el país. Es la cuarta víctima del abandono estatal.

 

María Teresa Troiano era una paciente con cáncer, enfermedad con la que lidió durante 16 años y cuya lucha se vio interrumpida en diciembre, cuando la ministra de Capital Humano Sandra Pettovello decidió auditar la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales (Dadse) e interrumpir -mientras tanto- los envíos de medicación a todxs lxs pacientes del país.

 

Según relató el esposo de Troiano, Eduardo Castaño, en una entrevista con Ari Lijalad en El Destape, tras la quita de medicacíon la enfermedad avanzó, desarrolló metástasis en el cerebro y este miércoles, finalmente, falleció.

 

Se trata de la cuarta persona que muere a raíz de la decisión del Gobierno nacional de interrumpir la entrega de medicación.

 

La primera víctima fue el salteño Aldo Javier Pinto, de 45 años; luego trascendió el fallecimiento de Camila Giménez, de 25 años, en Córdoba, y más adelante, Débora Bosco, de la Fundación Solidaridad Cáncer (Fusoca), confirmó la muerte de Alfredo González.

 

El periodista Ari Lijalad había entrevistado a fines de febrero a Castaño, quien relató que su pareja estaba muy débil, dado que desde diciembre había dejado de recibir su medicación.

Troiano recibía la medicación a través de la Dadse y pese a los incesantes reclamos de Castaño, no hubo caso, dado que el Gobierno hizo caso omiso como lo hizo con cientos de pacientes que esperan recibir su medicación para tratar el cáncer.

 

La gestión de la Dadse es fundamental y forma parte de la asistencia estatal para cubrir tratamientos que son excesivamente costosos. Sin esa cobertura estatal, que el Gobierno de Milei decidió frenar, pagar los tratamientos es una tarea imposible.

 

El tratamiento de Troiano tenía un costo de U$S17.000 dólares mensuales, y es solo un ejemplo de miles de casos.

 

En todas las ocasiones en que fueron consultados funcionarixs del Gobierno en torno al freno de medicación, la respuesta fue una rotunda negación a pesar de los reclamos y los testimonios de pacientes y familiares e incluso, a pesar de los comunicados emitidos por organizaciones que trabajan en esas áreas de salud.

 

Déjanos tu comentario