Toto Caputo llamó «héroes» a CEOs y dijo que «Milei ganaría cómodo en primera vuelta” si hubiera elecciones

0
6

En el almuerzo del Cicyp, Caputo reconoció que en marzo se frenó la «desaceleración» de la inflación, pero advirtió que no se van a «desviar del curso». Pidió apoyo a los empresarios, dijo que la «popularidad» de Milei subió, descartó un salto de dólar y prometió bajar impuestos en 2025.


El ministro de Economía, Luis Caputo, habló ante CEOs y empresarios en el marco del almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), en un discurso en el llamó «héroes» a los hombres de negocios, a quienes a la vez que buscó llevarles tranquilidad respecto del rumbo de la economía para traccionar su apoyo también los presionó remarcándoles la presunta «popularidad» de la que goza Javier Milei.

«Toto» Caputo llegó al Hotel Hilton, donde se desarrolló el evento, poco después de las 13 acompañado por Guillermo Francos, ministro del Interior, y Juan Pazo, secretario de Coordinación de Economía. En el almuerzo, que versó de un menú compuesto por truchón patagónico de entrada, seguido de un roll de ternera con puré de kabutia ahumado a modo de plato principal y un postre cremoso de dulce de leche con bizcocho de coco y crema de chocolate, el también ex ministro de Mauricio Macri se sentó entre Marcos Pereda, vice de la Sociedad Rural y presidente del Cicyp, y Mario Grinman, número uno de la Cámara de Comercio y vice de la organización anfitriona.

Además de valorizar el rumbo de la economía según los términos de la administración libertaria, Caputo usó sus primeras palabras para definir a los presentes, hombres de negocios de diferentes rubros, como “héroes que sobreviven a todas las vicisitudes del país”.

“Si bien hoy no estamos bien, puesto en perspectiva con lo que hemos heredado podemos estar más que satisfechos con lo que hemos obtenido”, dijo, tras un repaso por las condiciones en las que Milei recibió el Gobierno y pese a haber deteriorado todos los índices macroeconómicos – inflación, pobreza, desempleo, actividad económica, entre otros – a excepción de las reservas.

A la hora de enumerar lo que considera resultados positivos, el funcionario dijo: “Con inflación a la baja, habiendo resuelto gran parte del problema comercial, habiendo comprado más de USD 10.000 millones el Banco Central todo esto en este contexto político que para nosotros, además, es naturalmente mucho más complejo”.

“No se llegó a este punto de casualidad. No hemos tenido suerte. Estamos aquí porque se hicieron los deberes, se hizo lo que había que hacer. Muchos se sorprenden que llegamos con el dólar a $1.100 y después de todo lo que hemos hecho sigue en $1.100″, insistió.

En esa línea, adelantó que nada hará al gobierno de Milei modificar su camino de ajuste: «Nosotros no nos vamos a desviar de este curso, la estabilidad vino para quedarse. Esto es un punto clave, porque muchos como que se quedan especulando cuando vendrá el cimbronazo. No debiera pasar porque hemos hecho un trabajo que lleva a lo que está pasando (…) Este escenario se buscó. Está saliendo como estábamos planeando”.

Ante una serie de preguntas que respondió del público, Caputo adelantó que no piensan devaluar nuevamente y osciló a la hora de hablar de la inflación.

“No tenemos un target de tipo de cambio real, miramos el equilibrio general”, dijo, y agregó que «muchos comparan el tipo de cambio con el tipo de cambio que teníamos, pero no se puede hacer eso porque incorpora expectativas”.

Según el funcionario, «la situación cambió radicalmente» porque el Gobierno tiene «superávits gemelos». Y añadió: “El tipo de cambio promedio de los últimos años a precios de hoy está apenas arriba de $900, pero en un contexto macroeconómico que es mucho más sólido”.

En el marco de sus palabras ante los empresarios, Caputo sostuvo que «la inflación está reaccionando mucho más» como esperan desde el Gobierno que como «eran los pronósticos”.

“Argentina no tiene espacio para ir a una reducción gradual, pensamos que tenemos que aniquilarla lo antes posible”, advirtió. No obstante, en diálogo con la prensa antes del encuentro había advertido cierta dificultad para sostener la desaceleración de los precios desde los 25 puntos de diciembre hasta los 14 de febrero, por lo que había considerado que posiblemente marzo arroje un número similar al del mes previo.

CON FE, ESPERANZA Y COSO, PORQUE MILEI «GANARÍA CÓMODO»

El elemento político, llamativamente, no estuvo fuera de la agenda de Caputo ante los empresarios. Fundamentalmente persiguió el objetivo de «inyectarles optimismo» y, si no, miedo.

“Quiero inyectarles de alguna manera el optimismo de que la estabilidad va a continuar. Va a continuar porque nosotros vamos a seguir ese mismo rumbo (…) Ahora está de moda cuestionar la gobernabilidad. Cuando no pueden cuestionar lo que está pasando en la economía, se puso de moda cuestionar la gobernabilidad. (…) Hoy ya estamos en marzo, ¿alguien cree que el presidente está a 20 días de irse? Su popularidad subió, si hubiera elecciones ahora ganaría cómodamente en primera vuelta”, sostuvo.

Y continuó: “Logrado el superávit fiscal, ¿qué viene? La baja de impuestos. Eso no está lejos, podría empezar a pasar el año que viene. ¿De qué depende? Está en ustedes y de que nosotros podamos convencerlos (…) Me gustaría que sean más héroes que nunca, porque desde el lado del Gobierno hay una oportunidad de que haya gente honesta con vocación de cargo público que está dispuesta a hacer lo que hay que hacer”.

Déjanos tu comentario