«Punto por punto»: cómo se desarma la fake news de fraude que vende Milei

0
9

En el marco de las denuncias del espacio de Javier Milei ante supuesto fraude electoral, el analista de datos Rodrigo Quiroga explicó porqué tales acusaciones son una falacia. Lo hizo a través de X (ex Twitter).

En medio de las denuncias por fraude electoral presentadas por el espacio liderado por Javier Milei, el analista de datos Rodrigo Quiroga aportó una explicación detallada sobre por qué estas acusaciones carecen de fundamentos sólidos. Su argumentación se realizó a través de la plataforma X (anteriormente Twitter) y busca aportar claridad en el contexto de educación cívica y electoral.

En primer lugar, Quiroga destacó el proceso de conteo de votos, en el cual las autoridades de mesa, designadas por la justicia electoral, generan el telegrama utilizado para el escrutinio provisorio y las actas de escrutinio, empleadas en el escrutinio definitivo. Subraya que entre el escrutinio provisorio y el definitivo, los partidos políticos tienen la oportunidad de presentar denuncias para que la justicia investigue posibles irregularidades.

El analista enfatizó que es común que ocurran errores en los telegramas y en su carga, debido a la participación de seres humanos en el proceso, y destaca que la gran mayoría de estos errores se corrigen en el escrutinio definitivo, que es más lento pero el único con validez legal.

Por lo tanto, Quiroga sostiene que acusar de «fraude» en base a los resultados provisionales carece de fundamento, ya que estos errores son parte del proceso y se resuelven en el escrutinio definitivo, que es el único legalmente válido.

Luego, se centró en desmontar acusaciones específicas. Ejemplifica con la denuncia en redes sociales de Luis Gasulla, quien alegó que la mesa 1362 de Santiago del Estero tenía 0 votos a favor de Milei en lugar de 34. No obstante, Quiroga destaca que el acta de escrutinio, la única con validez legal, indica que hubo 34 votos a favor de Milei. Enfatiza que los telegramas no tienen validez legal y, por lo tanto, no se puede fundamentar una acusación de fraude basándose en ellos.

En definitiva, Quiroga desestimó las acusaciones de fraude promovidas por Milei y su espacio, argumentando que se basan en errores comunes del proceso de escrutinio provisorio, que se corrigen en el escrutinio definitivo, el único que cuenta con validez legal. Su explicación busca aportar claridad en un tema relevante para la educación cívica y electoral.

Déjanos tu comentario