La estación YPF de Ibarreta raciona la venta de combustible para garantizar la provisión mínima: 50 litros de gasoil por carga

0
50

La estación de servicio YPF ubicada en el cruce de las rutas 81 y 95, en el acceso a Ibarreta, desde hace varios días comenzó a racionar la venta de combustible con cupos limitados para garantizar la provisión mínima a vehículos en tránsito. Por decisión empresarial la nafta se comercializa hasta un importe de 3.500 a 4.000 pesos y el gasoil sólo 50 litros por cada carga.

En diálogo con la mesa periodística de La Mira Central, el propietario de la YPF en Ibarreta, Augusto Welsh, describió la situación que están atravesando ante la escases de combustible para la venta minorista y mayorista en la provincia: “La idea es garantizar la provisión mínima a los vehículos que están circulando con cupos que nos ayudan a cuidar el stock.

Actualmente, tenemos combustible que nos envía  la petrolera nacional, casi en la misma cantidad de siempre, pero con un poco menos de gasoil en reemplazo de la Infinia Diesel.  Decidimos racionar la venta porque la demanda aumentó las últimas semanas en nuestra estación, dado que las otras petroleras, que son pocas, tienen precios más altos y dificultades para el expendio a minoristas por el faltante”, explicó.

Para cuidar las reservas, especificó que el surtidor de Ibarreta distribuye el combustible con cupos fijos de 50 litros para carga de gasoil y montos de 3.500 a 4.000 pesos para naftas.

Welsh manifestó que YPF está afrontando la crisis de desabastecimiento con entregas periódicas en todas las estaciones de servicios del país, pero con ciertos retrasos en la zona norte por la marcada baja del río Paraná que no permite el ingreso de barcazas con combustible hasta Barranqueras, Chaco, de donde se proveen los camiones para su posterior distribución.

“Está pasando que muchas estaciones de otras petroleras privadas quiebran el stock y la esa demanda pendiente de usuarios, terminan en YPF. Además, se le suma a esta situación los problemas en el transporte, ahora los camiones tiene que ir hasta San Lorenzo, Santa Fe, para provisionarse de naftas. Si este escenario no cambia, seguiremos con baja oferta y demanda alta”, agregó.

Por último, el empresario señaló que el desabastecimiento de combustible comenzó en septiembre del año pasado, con una tendencia progresiva que se profundizó en enero, principalmente en las provincias del NEO y NOA.

“El faltante primero nos afectó a nosotros, sólo que la demanda estaba más repartida y no se notó tanto, luego se concentró en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, y el problema tomó mayor relevancia”, concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here