Efraín Alegre: «En 2023 Paraguay decide volver a la democracia o consolidar un Estado mafioso»

0
58

Efraín Alegre, del Partido Liberal Radical Auténtico, denunció en diálogo con Télam, que a partir de la llegada de Cartes al poder, luego de copar el Partido Colorado «el país quedó sumido en un Estado en el que prevalece el crimen organizado, con jueces, fiscales, funcionarios y legisladores comprados por el narcotráfico». 

El jefe del principal partido de oposición en Paraguay, el Liberal Radical Auténtico (PLRA), Efraín Alegre, consideró que en las elecciones presidenciales del año próximo el país se juega la posibilidad de volver a ser una democracia o consolidarse como un «Estado mafioso» cuyo jefe, afirmó, es el expresidente Horacio Cartes.

De paso por Buenos Aires, Alegre conversó con Télam para trazar un panorama del futuro próximo en Paraguay con vistas a los comicios del 30 de abril de 2023, proceso para el cual se prepara una gran concertación opositora que elegirá en una interna quién será la candidata o el candidato a disputar la presidencia.

Alegre, quien ya compitió en los comicios de 2018 y quedó segundo, a cuatro puntos porcentuales del ganador y actual presidente, Mario Abdo Benítez (46,46% a 42,73%), del Partido Colorado, aseguró que Cartes «tiene hoy aún más poder que cuando era presidente», y dio por hecho que el exmandatario (2013-2018) decidirá quién será el candidato en los comicios del año próximo por el oficialismo.

El exsenador se mostró confiado en que la oposición logrará arrebatarle el poder a los colorados y también admitió que tiene buenas chances de ganar la interna que lo llevaría otra vez a disputar la presidencia, si bien destacó que hay otras candidaturas, como las de Katya González, diputada por Encuentro Nacional (centroizquierda); Soledad Núñez, exministra de la Vivienda, y Esperanza Martínez, exministra de Salud.

«Estamos en un proceso muy delicado -evaluó el jefe del PLRA-, estamos en el peor momento institucional del Paraguay desde 1989, cuando terminó la dictadura de Alfredo Stroessner, porque a partir de la llegada de Cartes al poder, luego de copar el Partido Colorado, el país quedó sumido en un Estado en el que prevalece el crimen organizado, con jueces, fiscales, funcionarios y legisladores comprados por el narcotráfico», disparó.

«Estamos en el peor momento institucional del Paraguay desde 1989, cuando terminó la dictadura de Alfredo Stroessner, porque a partir de la llegada de Cartes al poder, luego de copar el Partido Colorado»

El dirigente, de 59 años, conjeturó también que de acuerdo a cómo resulten las elecciones generales de este año en Colombia, con un eventual triunfo de la izquierda con Gustavo Petro, y Brasil, en caso de que Luiz Inácio Lula da Silva vuelva al poder, «habría un interesante panorama en la región».

En este punto, puso especial énfasis en lo positivo que tendría para Paraguay una vuelta de Lula en Brasil, ya que ambos países -socios de la represa de Itaipú- mantienen un viejo conflicto respecto del valor que el gigante sudamericano le paga para obtener la energía excedente.

«Este es un conflicto de siempre, pero Paraguay obtuvo el mejor reconocimiento a sus necesidades cuando Lula fue presidente de Brasil. Actualmente Paraguay cobra 20 dólares por megawatt, cuando el precio de mercado oscila entre los 45 y los 100 dólares o incluso un poco más, depende la época del año», explicó.

Al volver sobre la figura de Cartes, recordó que el jueves último se cumplieron cinco años de la protesta ciudadana por la maniobra que el entonces presidente quiso organizar en el Senado para darle la posibilidad de ir a la reelección, que está prohibida en el país, y que terminó en un incendio a las instalaciones del parlamento y el asesinato de un militante del PLRA, Rodrigo Quintana, de 25 años, alcanzado por disparos de la policía en la propia sede del partido, fundado en 1887.

Acerca de sus principales medidas en un eventual Gobierno, afirmó que el gran problema del país no tiene origen en la economía, la educación o la falta de trabajo, sino que todas estas cuestiones nacen del hecho de que Paraguay esté virtualmente gobernado por el crimen organizado.

«Todo arranca desde allí, corremos el peligro de ir hacia una ‘mexicanización’ de la política, a consolidar un Estado mafioso que impide el desarrollo normal del país», lamentó.

En ese sentido, puso como ejemplo el hecho de que en la actualidad el país debe importar frutas y verduras para abastecer el mercado interno, productos que, por el contrario, siempre fueron su principal riqueza.

Y respecto de la situación rural, Alegre puso una mirada en la actividad del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), una organización guerrillera de orientación marxista-leninista de solo 14 años de vida que ha concretado varios secuestros, algunos que concluyeron en homicidios, bajo el principio de reclamar mejoras para los campesinos o alimentos para los sectores más pobres del país.

«El EPP terminó tendiendo relaciones y disputas con el narcotráfico, a punto tal que en los últimos tiempos hemos visto episodios en los que zanjaron sus diferencias a balazos», apuntó, y al mismo tiempo es cómplice de la Fuerza de Tarea Conjunta creada por Cartes bajo la excusa de que combate la guerrilla.

«La Fuerza de Tarea Conjunta es una muestra más de la corrupción y de la mafia de Cartes; es simplemente un grupo de delincuentes que le vende protección a los ruralistas, y el que no paga tendrá sus consecuencias», añadió.

telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here