La Guardia Civil de España no halló evidencias en contra de Begoña Gómez

0
7

Un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil indicó que no halló evidencias de que Begoña Gómez, esposa del presidente del gobierno de España, haya incurrido en tráfico de influencias y corrupción.

El informe fue «filtrado al diario ‘El País’», en plena ebullición por los efectos de una denuncia de la organización ultraderechista Manos Limpias, con base en reportes de prensa.

Así presenta el caso el sitio del canal de televisión France 24, con relación a las acusaciones del mencionado grupo hacia la mujer de haber supuestamente participado en dos operaciones: el rescate de la compañía Air Europa y la ayuda para que otra empresa obtuviera una licitación.

Manos Limpias es catalogado como «grupo de extrema derecha» por el canal francés y de «polémico sindicato que alguna vez fue también acusado», según la definición del sitio dw.

Tras las investigaciones, la UCO señaló en su reporte al juez Juan Carlos Peinado que no encontró ningún elemento consistente en esos señalamientos, por lo que no es posible imputar delito alguno.

Sobre el caso de Air Europa, los investigadores subrayaron que lo único que puede vincular a la mujer de 49 años con el grupo propietario de la aerolínea, Globalia, es que coincidió con uno de sus directivos en dos eventos el año del rescate por 450 millones de euros, en 2020, pero «no se tiene constancia de que estos hitos pudieran estar vinculados a la decisión ministerial del rescate», resalta el informe.

Con relación a la presunta ayuda para la adjudicación de dos lotes en los concursos por parte de Red.es, entonces dependiente del Ministerio de Economía, la Guardia Civil indica que la empresa de Barrabés presentó 32 cartas de recomendación, una de ellas firmada por Begoña Gómez.

No obstante, destaca, esa compañía ya había recibido hasta 28 contratos de la Administración pública durante varios años, uno de ellos por parte del Ayuntamiento de Madrid, bajo el opositor Partido Popular (PP).

De hecho, una de las cartas de recomendación presentadas por Innova-Next fue firmada por la responsable de empleo del Ayuntamiento de la capital.

Por tanto, la Guardia Civil indicó que no halló vínculos entre los encargados de evaluar y entregar las contrataciones y Begoña Gómez ni tampoco elementos diferenciadores entre el sistema de valoración en el concurso del que se le acusa de haber influido y el resto de expedientes.

Asimismo, el documento a cargo de la UCO señala que la mujer, profesional en marketing y especialista en captación de fondos para organizaciones no gubernamentales, no recibió ninguna subvención pública.

Fue justamente en medio de este escándalo, que el país se mantuvo en vilo el pasado abril, cuando el presidente del Gobierno anunció que se tomaba cinco días para decidir si continuaba o no en el cargo, tras denunciar persecución con noticias falsas contra su familia, particularmente, contra su esposa, por parte de la ultraderecha.

Aunque el pasado 29 de abril, el líder socialista comunicó que continuaba frente al Ejecutivo, advirtió que el caso representaba un parte aguas, ya que en la nación debía cambiarse la forma de hacer política y remarcó que era hora de parar las acciones contra las familias de los líderes políticos que catalogó como acoso.

«No es una cuestión ideológica, estamos hablando de respeto, dignidad, de principios que van más allá de las decisiones políticas y nos definen como sociedad (…) Si permitimos que se vuelva a relegar a la mujer al oficio doméstico, teniendo que sacrificar su carrera profesional en beneficio de la de su marido, habremos hecho un daño irreparable», enfatizó Sánchez ese día.

El presidente de la Argentina, Javier Milei, terció el domingo pasado en el conflicto y al hablar en Madrid frente a sus camaradas de la ultraderecha española, catalogó a Gómez de «corrupta», lo que generó un escándalo diplomático.

Déjanos tu comentario