Tras las elecciones en Alemania, se aproxima un gobierno liderado por los rivales del partido de Merkel

0
66

Los dos partidos que probablemente definirán la composición del futuro Gobierno tras las elecciones del mes pasado en Alemania anunciaron este martes que el jueves iniciarán conversaciones a tres bandas con el Partido Socialdemócrata (SPD) sobre la posible formación de una coalición gobernante liderada por el SPD.

Si las consultas tienen éxito, lo cual no está asegurado, el bloque conservador de la canciller saliente, Angela Merkel, deberá ceder al poder a sus históricos rivales y pasar a la oposición luego de haber gobernado durante 16 años la mayor economía de Europa.

Las conversaciones entre estos tres partidos son apenas los primeros pasos hacia la formación de una coalición que tenga mayoría en el Parlamento y, por tanto, pueda formar Gobierno, aunque ninguno de los dos ha descartado una alianza, aunque menos probable, con la Unión de Merkel.

Las conversaciones entre estos tres partidos son apenas los primeros pasos hacia la formación de una coalición que tenga mayoría en el Parlamento.

El partido ecologista de los Verdes salió tercero en las elecciones del 26 de septiembre, mientras que la agrupación de derecha Demócratas LIbres (FDP) salió cuarta.

Ambos partidos podrían aliarse o con el SPD, que ganó los comicios por estrecho margen y que tiene al vicecanciller saliente Olaf Scholz como candidato, o con la Unión de Merkel, que salió segunda pero hizo la peor elección de su historia.

Los Verdes, tradicionalmente, se inclinan hacia la izquierda, mientras que el FDP se ha aliado casi siempre con la Unión en las últimas décadas.

Todos estos partidos ya han celebrado conversaciones bilaterales entre sí en días recientes. Este martes, los Verdes dijeron que habían propuesto al FDP celebrar conversaciones exploratorias a tres bandas con el SPD.

«Hemos llegado a la conclusión de que ahora es lógico seguir negociando con el SPD y el FDP, y buscaremos más en profundidad llegar a un acuerdo», explicó en rueda de prensa la copresidenta de los ecologistas, Annalena Baerbock, informó la agencia de noticias AFP.

Una alianza de tres formaciones con programas muy distintos para alcanzar una mayoría no se había dado en Alemania desde la década de 1950.

«Las conversaciones de estas últimas semanas han mostrado que las mayores intersecciones a nivel de contenido son posibles con este esquema (con el SPD y el FDP), sobre todo en el ámbito de política social», explicó por su parte el otro copresidente ecologista, Robert Habeck.

Sin embargo, Habeck matizó que todavía había «cuestiones abiertas importantes y diferencias» que superar entre las tres agrupaciones.

Un poco más tarde, el FDP dijo que había aceptado la propuesta, aunque su líder Christian Lindner se mostró más cauto al respecto.

Lindner dijo que su partido «entrará solo a un Gobierno de centro que refuerce el valor de la libertad y dé estímulo real para una renovación de nuestra economía».

Lindner dijo que el FDP se aliará con quien pueda implementar mejor las políticas que impulsa. Scholz se mostró contento por la decisión de los Verdes y el FDP, que podría devolver a su partido al poder por primera vez desde 2005.

Sus dirigentes se reunieron el domingo con los liberales, y el lunes con los ecologistas, para intentar convencerlos de aliarse, lo que permitiría a los conservadores mantener al cancillería tras los 16 años de la era Merkel

«Los ciudadanos nos dieron un mandato para poner en marcha un gobierno juntos», dijo. «Ahora nos toca a nosotros llevarlo a la práctica», prosiguió Scholz, también ministro de Finanzas saliente. «Y empezaremos mañana», agregó.

Una alianza de tres formaciones con programas muy distintos para alcanzar una mayoría no se había dado en Alemania desde la década de 1950.

Pese al revés electoral, la Unión de Merkel, liderada por el poco popular Armin Laschet, no ha renunciado a intentar formar un Gobierno, con los liberales del FDP y los Verdes.

Sus dirigentes se reunieron el domingo con los liberales, y el lunes con los ecologistas, para intentar convencerlos de aliarse, lo que permitiría a los conservadores mantener al cancillería tras los 16 años de la era Merkel.

Tanto Lindner como Habeck subrayaron que la puerta para una posible coalición con la Unión no está cerrada.

Si no prosperara ninguna de estas opciones, la única alternativa que obtendría mayoría parlamentaria sería la «gran coalición» entre el SPD y la Unión, que gobernó el país 10 de los últimos 16 años, aunque esta vez liderada por los socialdemócratas porque sacaron más votos.

Sin embargo, ninguno de los dos partidos desea reeditarla, y sondeos han mostrado que tampoco lo quiere el electorado.

Hasta que se forme el nuevo Gobierno podrían pasar meses, y mientras tanto, Merkel permanecerá en el cargo como canciller en funciones.

 

 

telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here