Fuerte discurso contra el Gobierno (y silbidos a Milei) en la Feria del Libro

0
7

El mundo de la cultura resiste el avasallamiento oficial a las artes y en la Feria del Libro quedó en claro que hay resistencia a la vista. El titular de Fundación El Libro fue lapidario con el Presidente.

 

Alberto Vaccaro, presidente de Fundación El Libro

Alberto Vaccaro, presidente de Fundación El Libro

 

Sigue en pie la escalada de Javier Milei contra todo lo que tiene que ver con la cultura y, sobre todo, contra todo aquello que lo contraria o que no lo hace sentir parte. En ese grupo se ubican los libros que no dicen lo que Milei piensa, que no retratan las ideas que el Presidente profesa, que muestran una verdad distinta a la de él.

 

En el marco descripto, y mientras la ultraderecha busca intervenir en el sentido cultural del país e instalar ideas de comunidad y relaciones humanas radicalmente opuestas a las que Argentina sostuvo durante toda su historia,  se inauguró este jyeves la edición 2024 de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. 

 

En la apertura se escucharon varios discuros pero hubo dos que le dieron color al evento y marcaron a fuego el perfil de la feria de este año. Quizá por eso el silencioso secretario de Cultura de la Nación, Leonardo Cifelli, estuvo un rato antes en la Feria, compró un libro de Haruki Murakami y se fue (en los días previos se le avisó que si se presentaba podría haber silbidos y otras intervenciones del público).

 

La primera exposición de la noche fue del presidente de la Fundación El Libro, Alejandro Vaccaro, quien acusó al gobierno nacional de llevar adelante un «ataque despiadado contra la cultura». 

 

Durante sus palabras, Vaccaro describió un escenario actual como de «suma complejidad» y que registra una «abrupta pérdida del poder adquisitivo en el 90 por ciento de la población».

 

 En la postal que describió, señaló que en la actualidad la cultura «se encuentra hackeada, atravesada, por el intento desfinanciamiento» y que en ese marco la feria se erige «como un faro cultural en el medio de la oscuridad».

 

 

«Este capítulo de la feria representa la resistencia ya que realizamos la 48° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en un marco de suma complejidad», sostuvo, y acotó que «las medidas económicas que se toman en las más altas esferas los llevan (a los lectores) a un lugar lejano, muy lejano, al paraíso que imaginaba Borges».

 

Luego denunció un «ataque despiadado a todas las expresiones culturales, sin justificaciones económica pero respaldada por un sesgo ideológico enorme» y advirtió que «los creadores culturales están en guardia».

 

Vaccaro dijo en tanto que la concurrencia este año a la feria representará para los visitantes «un acto de rebeldia y resistencia». «Como nunca este espacio cultural activo será el eje central alrededor del cual girará el repudio de todas las fuerzas culturales a la políticas devastadoras que propone este Gobierno», lanzó, frase que generó aplausos en la platea. A lo largo de todo el discurso se escucharon  gritos de repudio y silbidos cuando se mencionaba al oficialismo.

 

Sin apoyo oficial

Uno de los momentos más álgidos de la ponencia de Vaccaro llegó cuando se refirió a la eliminación del apoyo económico por parte del Estado nacional a la feria. En el mismo contexto el titular de la Fundación El libro puntualizó que el presidente Milei pretende hacer la presentación de una biografís sobre él en la pista central de la Rural, algo que la Feria no maneja.

 

«No registra a la memoria de nuestra feria que el Gobierno nacional haya estado ausente sin un stand en este evento», aguijoneó.

 

El vacío del gobierno nacional en la Feria generó´la situación irónica: con la ausencia de Cultura Nación el stand más grande del pabellón de espacios institucionales es del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

 

Y fue por más Vaccaro: «La excusa de que la participación del Estado nacional en la feria implicaba una erogación de 300 millones de pesos no es otra cosa que una flagrante mentira«. A su vez, afirmó que la retirada del Banco Nación como sponsor respondió a una «orden que vino de arriba».

 

Acto seguido, se refirió a la próxima visita de Milei. Vaccaro advirtió que las autoridades no podrán garantizar la seguridad del Presidente y que el operativo correrá por cuenta del bolsillo del Milei o, «peor aún», de fondos del Tesoro Nacional.

 

«El Presidente de la Nación luego de despreciar nuestra feria no se sonroja y pide participar en este espacio cuya presencia está prevista para el domingo 12 de mayo en la pista central de la rural», disparó. «Su participación en la feria, vidriera extraordinaria, implica una serie de erogaciones también extraordinarias que la Fundación El Libro no puede afrontar. Señor Presidente, se lo digo con una mano en el corazón: no hay plata».

 

 

Déjanos tu comentario