Un especialista a favor de las clases presenciales

0
537

Juan Manuel Viudes, médico neumonólogo, consideró “lamentable” que Formosa no tenga clases presenciales porque “no está demostrado que la escolaridad aumente los contagios” y hay que empujar a las autoridades para que abran las escuelas.

Se explayó en este punto y advirtió que “lo que sí está demostrado es los niños han sido los más perjudicados en esta pandemia porque han perdido sus lazos sociales y han perdido la comunicación con sus pares”.

Con respecto al uso del barbijo, Viudés dijo que “en Argentina podemos conseguir dos modelos de muy buena calidad, uno es el barbijo quirúrguico y el otro lo hace una empresa privada avalada por la Anmat, ambos económicos teniendo en cuenta su durabilidad”.

Sobre el uso de este elemento, que hoy ya se ha vuelto cotidiano, el doctor Juan Manuel Viudes, explicó que “existe un triánglo relaciones entre el distanciamiento social, aire ambiente y barbijo. Si nosotros estamos en un lugar donde hay mayor circulación de aire y guardamos distancia, proporcionalmente podemos bajar la intensidad del barbijo; por el contrario si estamos en un lugar de muchas personas, con poco lugar y poca circulación de aire deberíamos incrementar el barbijo” y a título absolutamente personal, el profesional consideró que el uso del barbijo “genera un saturamiento psicológico”.

Coincidió con los profesionales que postulan que “las cuarentenas largas no sirven”, y también fue crítico sobre los aislamientos de catorce días, “porque está demostrado que el 98 por ciento de los pacientes que dieron hisopados negativos al día séptimo de aislamiento van a ser negativos, no reconocer ese dos por ciento implica un gasto en salud y en mantenimiento de personas en vano, por lo que habría que revisarlo”.

Destacó el comportamiento de la tercera edad, que “es verdaramente una generación premium, por su comportamiento durante la pandemia que hizo que la mortalidad no fuera peor de lo que fue”.

Viudés puso de relieve que este año de pandemia permitió desmitificar algunos puntos, “como por ejemplo no tocar el celular, no tocar el diario, no tocar el picaporte, ponerse lavandina en los zapatos, eso se demostró que no existe un caso en el mundo que alguien se haya contagiado de esa manera”.

Aclaró que existe la posibilidad de que los abuelos puedan abrazar a sus seres queridos a través de lo que se denomina “el abrazo inspiratorio o en amnea”, que consiste en dar un abrazo con un buen barbijo conteniendo la respiración por un lapso de quince minutos, ya que el virus no se transmite por contacto de superficie sino por respiración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here