Un economista propone darle curso legal al dólar para reducir la brecha cambiaria y estabilizar la economía del país

0
55

En diálogo telefónico con La Mira Central, el analista económico Jorge Ingaramo rechazó la posibilidad de regresar a la convertibilidad en el país y propuso darle curso legal, con modificaciones en el Código Civil y Comercial, a la divisa norteamericana para reducir la brecha con el peso en el mercado cambiario nacional. Dijo que la Argentina tiene una oportunidad favorable para estabilizar su economía y robustecer su política monetaria con los ingresos de dólares que permite la exportación de productos agroindustriales a precios internacionales.

Mientras el Gobierno nacional aplica medidas económicas para contener la inflación que en febrero marcó un crecimiento del 4,7% según el INDEC, con la creación de un Fondo Estabilizador para el precio del trigo (con el objetivo de frenar las subas en la harina y derivados), un nuevo esquema de retenciones para derivados de la soja y un programa específico de control de precios en productos que se comercializan en almacenes y kioscos, el analista económico Jorge Ingaramo propone “darle curso legal al dólar y modificar el Código Civil y Comercial (en dos artículos) para permitir la libre circulación o convivencia de la moneda norteamericana con el peso argentino, tanto en contratos, inversiones, transacciones y/o ahorros.

No estoy de acuerdo en dolarizar la economía como propone Javier Milei, porque no es viable ni fácilmente aplicable en el país; mi propuesta como salida a esta crisis económica y monetaria, es darle curso legal al dólar, modificar el CCyC y que todos los contratos se puedan realizar mediante esta divisa norteamericana.

La ventaja de este planteo es que los ahorros ya están hechos, para dolarizar la economía sería un trauma muy grande, simplemente porque el Estado, mediante el Banco Central, no tiene respaldo monetario en dólares, y es el principal agente económico en el país. En cambio, si se da curso legal, hay más de 350.000 millones de dólares en canuto, o ahorro, que tendrán una mayor circulación en inversiones, transacciones y contratos, en convivencia con el peso, que actualmente nadie quiere porque se desvaloriza día a día”, explicó.

Para Ingaramo, un plan inteligente de lanzamiento por parte del Gobierno, de acá al próximo año, sería un shock de confianza a los mercados y la apertura al dólar con una política monetaria y fiscal precisa, favorecida por los precios internacionales en la exportación de productos agroindustriales.

“Volver a la convertibilidad del 1 a 1 como los ´90 es prácticamente imposible, porque no hay reservas ni política monetaria para trabajar en este sentido, y dolarizar la economía es una meta que obliga eliminar el peso y fijar paridad con el dólar, así sea para pagar un taxi o arrendar un local comercial.

En cambio, como la Argentina es un país dependiente de los dólares que ingresa del agro, o vive de agro, tiene la posibilidad o el escenario ahora de favorecerse con los precios internacionales altos, es una ocasión fenomenal para el ingreso de divisas norteamericanas  a través de las exportaciones de productos del agro, como la soja, girasol y maíz”, puntualizó.

Y añadió. “Ya el Gobierno se sacó de encima el lastre del acuerdo con el FMI, porque será aprobado en el Senado,  ahora tiene un horizonte favorable para las exportaciones, con saldo positivo en la balanza comercial, y además, si reacciona rápido, puede reducir el déficit energético extremo.

Si permite el libre curso legal del dólar en estas condiciones, el mercado va a reducir su actual brecha cambiaria del 70% al 30%, a medida que se vayan soltando los dólares y la economía ingrese en un estado de normalización, conviviendo con el peso, que también se estabilizará para transacciones, contratos o inversiones”, cerró.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here