Tarjetas de crédito: recomiendan activar la alarma que informa cada movimiento para evitar estafas y controlar las compras

0
82

El abogado Gerardo Ramos del Departamento de Protección Legal del área Conciliación de la Subsecretaría de Defensa al Consumidor y Usuario de la Provincia visitó los estudios de FM La Mira para sobre los recaudos que tienen que tener los titulares de tarjetas de crédito y débito a la hora de realizan compras a distancia o transacciones en locales comerciales. El especialista recomendó no compartir datos personales ni confiar el código de seguridad de cada plástico y a su vez, activar la alarma o informe inmediato de cada servicio bancario (o financiera) para llevar un control estricto de los movimientos sin caer en estafas.

En la entrevista con Mirko Garrido por FM La Mira, Ramos informó que durante los periodos críticos de la pandemia del Covid-19, donde la mayoría de los comercios implementó el uso de la tecnología para comercializar sus productos vía online y con transacciones virtuales,  ante las restricciones en la circulación de personas, las denuncias por estafas o ciberdelitos aumentaron de manera significativa, en especial  con tarjetas de crédito y débito.

“Esta actividad delictiva se puso muy de moda en esta etapa de la emergencia sanitaria. La Defensoría recibió un 30% más de denuncias y consultas de personas que encontraron consumos en sus tarjetas que no habían hecho o incluso préstamos que no habían sacado y lo tenían que pagar. Las compras por internet generaron muchos inconvenientes, tanto para los titulares de tarjetas, como entidades bancarias, financieras y también locales comerciales, porque todos ellos tienen algún grado de responsabilidad cuando hay algún tipo de irregularidad, de esta naturaleza”, explicó.

Y agregó: “Desde nuestro organismo, tenemos un modo de proceder con las denuncias de consumidores, que por lo general llegan cuando no consiguen respuestas a los reclamos. En esos casos, tomamos la inquietud, asesoramos, pedimos que se genere un expediente con una denuncia y luego intentamos acercar las partes en una audiencia de conciliación, entre el denunciante, la Defensoría, la tarjetera y la entidad bancaria o sus representantes. Si en este camino administrativo se encuentra un delito, se pasa la a la instancia judicial por vía de la Policía y su área de delitos económicos”.

Según las actuaciones, Ramos señaló que el error más común que comenten las personas que utilizan medios de pagos electrónicos, es el hecho de compartir datos personales a agentes desconocidos que muchas veces se hacen pasar por empleados de entidades u organismos estatales para engañar y obtener información confidencial.

En estos casos, recomendamos siempre no dar a conocer datos personales por teléfono, mucho menos el código de seguridad que figura en el dorso del plástico, porque con esta información cualquier estafa puede terminar en compras o consumos desmedidos desde la distancia o desconocimiento del titular”, atestó.

A continuación, el abogado de la Defensoría sugirió la activación de la alarma o informe inmediato que toda tarjetera o financiera aporta para el cliente, con la cual cada consumo o movimiento emite un mensaje de texto al teléfono personal  o correo electrónico con el aviso de la compra.

“De esta manera se puede llevar un control estricto del consumo, ya sea de la tarjeta titular o las adicionales, y también, es útil para evitar caer en estafas o delitos cibernéticos. Todo consumidor con tarjeta tiene que activar la alarma”, repitió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here