Servín cuestionó la inacción sindical en medio de la crisis y reiteró el pedido de asistencia en alimentos al Gobierno provincial

0
47

Ante el incremento de 7% en marzo de la Canasta Básica Total (CBT) de alimentos, una familia tipo de cuatro integrantes necesitó un ingreso de 89.690 pesos para no caer bajo la línea de pobreza en el país, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Ante este escenario de crisis social, con una inflación trimestral del 16,1% que restó poder adquisitivo a asalariados e informales, Fabián Servín del Polo Obrero apuntó contra la pasividad sindical y cuestionó la falta de reacción al no convocar a los trabajadores para la lucha obrera en las calles.

“Estos números del INDEC sólo demuestra cómo avanza de manera imparable la inflación. Hace un mes el presidente Fernández declaró la guerra a la suba de precios y por los resultados, estamos perdiendo por goleada.

Y lo lamentable de esto, es que vemos u Gobierno inmovilizado, que en algún punto, hay que ver qué tanto interés tiene en realmente darle pelea a la inflación, porque según las cifras de la recaudación del estado, el 30% de los recursos ingresó únicamente con el IVA, un impuesto que nos iguala a todos, a medida que suben los alimentos, sube la recaudación, tanto para el pobre como para el empresario”, analizó el referente del Polo Obrero en Formosa, Fabián Servín, en diálogo con La Mira Central.

En este sentido, el dirigente obrero remarcó que “cada punto de inflación por mes significa lanzar a más familias bajo la línea de pobreza”, en un esquema de desequilibrio económico para los trabajadores formalizados que en promedio, tienen un ingreso de 50.000 pesos, para costear una canasta básica de alimentos a $89.000.

“Si los gobiernos, tanto nacional como provincial, no empiezan a resolver los problemas de precarización laboral, la falta de alimentos y la escalada inflacionaria con precios altos para la compra diaria, la situación será calamitosa y nadie quiere un 2001 en la Argentina. Pero como vemos la cosa, parece ser que están pavimentando el camino hacia ese destino”, agregó Servín, quien cuestionó la inacción de la burocracia sindical ante la crisis social y económica que se profundiza en el país.

“En este contexto, el gran ausente en el reclamo es la clase obrera organizada, y ahí la responsabilidad recae en los dirigentes sindicales o lo que llamamos, la burocracia sindical, conformada por muchos dirigentes que abandonaron hace años a sus trabajadores o dejaron de representarlos por conveniencia política, dejaron de levantar la voz por sus afiliados para convertirse en aliados de las patronales o los gobiernos. Sino cómo se entiende que para algunos gobiernos sí hay reclamos y movilizaciones, y para otros no, como ocurre ahora. El sindicalismo tiene que tener libertad de acción en defensa de los intereses de los trabajadores”, afirmó

Reclamo

En el final de la entrevista radial con La Mira, Servín reiteró el pedido de asistencia al Gobierno provincial en alimentos para las ollas populares y merenderos que brindan comida a miles de familias carenciadas en los distintos barrios de la ciudad de Formosa.

“La pobreza crece y las necesidades también. Pedimos que el Gobierno nos provea de carne y verduras para sostener nuestras ollas populares y merenderos para chicos que, en todos los casos, se mantienen activas con recursos de la organización obrera.

Es un reclamo que lo venimos haciendo desde hace un largo tiempo, sin recibir respuestas”, indicó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here