La mejora salarial del 25% no rinde frente a los aumentos en los alimentos y las subas de las tarifas

0
37

En el día que inició el cronograma de pago en la provincia con el primer porcentaje de mejora salarial (25%) para los pasivos de la administración pública, el móvil de exteriores de La Mira Central habló con vecinos y vecinas de la ciudad que eligieron este lunes a la mañana  para hacer compras en supermercados y pagar boletas de servicios en la empresa REFSA.  Según los testimonios recogidos, el aumento de marzo quedó relegado (o consumido) por el efecto inflacionario en los alimentos del primer trimestre del año y la marcada suba en las tarifas de los servicios públicos como luz, agua y cable.

Una jubilada que cobró la mínima este lunes a la mañana y que pasó por el supermercado céntrico ubicado por calle Rivadavia y España, dijo que para economizar y cuidar el dinero en este escenario de crisis económica y precios altos, la primera opción es “apuntar a las promociones” de productos en supermercados grandes y trasladar las compras de verduras y frutas en locales de cercanía o ferias barriales.

“Está todo muy caro. El sueldo no alcanza y el aumento es insuficiente ante la inflación que se va comiendo cada mejora. No sólo sube la mercadería, sino los medicamentos y los servicios. Hoy cobre y prácticamente ya gasté todos mis pesos en pagar luz, agua y cable”, refirió la vecina que gastó 4.500 pesos y salió con dos bolsitas en las manos.

Desde la peatonal céntrica, varias personas consultadas por el cronista de La Mira, coincidieron en afirmar que la aceleración de la inflación en los últimos meses  neutralizó el primer porcentaje de aumento salarial que ofreció el Gobierno a los estatales provinciales. Según cifras del INDEC, desde enero a febrero el Índice del Precio al Consumidor (IPC) registró una suba del 4,7 a nivel nacional, una marca histórica que no se repetía desde hace 2 décadas.

“En diciembre pagué 1.000 y algo de pesos la boleta de luz, sin embargo, ahora vine a cancelar mi servicio en REFSA con un aumento en la tarifa eléctrica de más de 2.000 pesos. En total en cada uno me llegó el monto de 3.920 pesos; una barbaridad el salto que  pegó en el inicio del año”, se quejó un vecino de la ciudad ante el cronista.

En el centro de atención al cliente de REFSA en el Circuito Cinco, una mujer que acompañó a su madre para cancelar la deuda bimestral de la luz, rechazó la suba de casi el 50% en la tarifa de energía y cuestionó el modo de actualización que aplicó la empresa concesionaria del servicio.

“Me aumentó mucho la boleta de luz. Prácticamente el doble en dos meses. Es una locura. Mi madre no llega al mes con el ingreso que tiene y ahora para que no le corten la luz tiene que saldar un monto de 5.000 pesos”, atestó.

En este contexto inflacionario, anoche el presidente Alberto Fernández en una entrevista televisiva en el canal estatal, advirtió: “hay diablos que aumentan los precios y hay que hacerlos entrar en razón para que entiendan que tener una especie de oligopolio no los autoriza a remarcar”.

En este sentido, volvió a reivindicar el acuerdo con el FMI, el cual, dijo, «a algunos les gusta más, a otros menos» pero «está terminado» y es «una ficción, una mentira» la posibilidad de otro arreglo.

Fernández afirmó que la Argentina «tiene un montón de problemas, no solo con el Fondo Monetario, pero con el acuerdo hemos logrado sacar un problema que es la angustia de pagar 19 mil millones de dólares» de la deuda externa en lo inmediato, y volvió a sostener que su Gobierno está «resolviendo un problema que no generamos, que Argentina tuvo que hacerse cargo», aludiendo al empréstito tomado por el expresidente Mauricio Macri.

También aseguró que «no voy a hacer nada para que el Frente de Todos se quiebre» y dijo que en la coalición oficialista «hay una clara vocación de que no se rompa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here