La canasta navideña con subas de hasta un ochenta por ciento

0
45
Héctor Polino, de la agrupación «Consumidores Libres», sostuvo que “los aumentos están por encima de la inflación y de los incrementos salariales”, afirmó que la canasta navideña tuvo un incremento de hasta el 80 por ciento respecto al año pasado y se mostró a favor del congelamiento de precios “aunque tiene niveles de cumplimiento muy variables en todo el país”.

En diálogo con Radio La Mira, Polino explicó que los relevamientos de la canasta navideña la asociación Consumidores Libres lo realiza dos veces, una en noviembre y otra en diciembre, “y en el que realizamos hace poco sobre un total de 24 productos, tuvieron una suba del 64,64 por ciento”.

“En tanto aquellas que arman los supermercados, compuestas por cinco, seis y hasta ocho productos, tuvieron aumentos que varían entre el 33,36 por ciento y el 80 por ciento”, dijo Polino en diálogo con Radio La Mira.

Entre los productos que más aumentaron, según los datos de Consumidores Libres, se encuentran el champán Federico de Alvear de 750 cc, que el año pasado estaba 210 pesos este año cuesta 475, es decir una suba del 126 por ciento; mientras que el Fresita, que el año pasado costaba 480 pesos, ahora cuesta 745 pesos, un 55,21 por ciento más.

También hubo un incremento importante en las sidras, donde la marca La Victoria, de 720 cc el año pasado costaba 125 pesos hoy sale 220, 76 por ciento más caro; la Real etiqueta blanca de 720 centímetros cúbicos, en 2020 salía 210 pesos, este año 350, con un 66,67 por ciento de aumento.

Un clásico de las fiestas, el asado, en noviembre del año pasado costaba 430 pesos y ahora cuesta 810 pesos, con un 88,37 por ciento de incremento.

Aclaró que los precios tomados en el relevamiento corresponden a la ciudad de Buenos Aires, “por lo que debido a la gran dispersión de precios es posible que en Formosa varíen hacia arriba o hacia abajo”.

Polino consideró que “el programa de congelamiento de precios dispuesto por el gobierno nacional hasta el 7 de enero tiene un cumplimiento muy variable y depende de la ciudad que se esté relevando”, y puso como ejemplo que en supermercados mayoristas y minoristas de Buenos Aires hay un cumplimiento del setenta por ciento, en los comercios de cercanía y supermercados chinos no existe prácticamente ningún porcentaje de cumplimiento, y en el resto del país el grado de cumplimiento es variable y muy inferior a los de la ciudad de Buenos Aires.

Atribuyó este no cumplimiento a la extensión territorial de la Argentina “que hace casi imposible que un grupo de empleados de la Secretaría de Comercio Interior puedan controlar lo que pasa en un supermercado o en un negocio de Tierra del Fuego”, por lo que pidió un mayor involucramiento de los organismos provinciales y municipales y de las Defensorías del Pueblo así como de las mismas asociaciones de consumidores que existen en el interior del país.

Agregó que también el mismo consumidor, de manera individual, debe tomar consciencia y ante el caso de que no encuentre uno de los productos del programa, llamar al 0800 de la Secretaría de Comercio Interior y notifique de la situación, “porque todos debemos involucrarnos en los controles para que sea efectivo”.

Pidió también Polino que “se cumplen las leyes que defienden al consumidor”, como la ley de observatorio de precios, aprobada hace siete años, y que permitiría determinar en qué eslabón de cada producto se produce una aumento injustificado o indebido de precios; o la ley antimonopolios, aprobada por el Congreso en 2018, que crea un Tribunal Nacional de Defensa de la Competencia, el cual nunca fue conformado; así como la ley de góndolas, que busca darle mayor presencia a las pymes en los grandes supermercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here