Formosa, la segunda provincia con los docentes peores pagos del país: “Es una estadística que no nos sorprende”

0
58

Los docentes formoseños cobran el segundo sueldo más bajo de la Argentina (detrás de Santiago del Estero) según estadísticas difundidas por el Ministerio de Educación de la Nación. Para Manuel Pereira del gremio Voz Docente, es un dato oficial que refleja la realidad de una provincia que “desde hace 30 años no convoca a una discusión paritaria con todos los sectores”. 

De acuerdo a la información que dio a conocer el último viernes la Cartera educativa de Nación, en febrero los docentes de Santiago del Estero tuvieron los sueldos más bajos del país ($ 42.346); seguidos por los de Formosa ($ 46.091) y San Juan ($ 46.773). En este esquema, de las otras provincias del NEA, los mejores pagos son los educadores de Misiones, que percibieron $ 60.987, seguidos de Corrientes ($ 52.915) y Chaco, con $ 50.861.

En el ránking, los docentes en Tierra del Fuego tienen los sueldos más altos ($ 84.084), mientras que en segundo lugar están los de San Luis ($ 79.807), terceros los de Salta ($ 77.847) y cuarto lugar La Pampa ($ 77.546).

En diálogo con La Mira Central, el secretario general de Voz Docente, Manuel Pereira, analizó los números oficiales: “Son estadísticas que no nos sorprenden, básicamente porque conocemos la realidad de los docentes, y sobre todo, cómo se maneja el Gobierno a la hora de esquivar la discusión salarial en una paritaria.

Hace 20 años que no somos convocados a una mesa de diálogo, y solamente llama a gremios amigos para contar con el aval de ellos y luego anunciar un incremento. Un día el gobernador Insfrán sale y dice cuánto van a cobrar los estatales y cómo, es todo”, precisó el dirigente.

Acerca del último incremento del 50% con pago escalonado (25% a marzo, 15% en julio y 10% en septiembre), Pereira declaró. “Antes de marzo pedimos a través de los gremialistas oficialistas que tienen la oportunidad de sentarse con el Gobierno, que el piso salarial para nuestros docentes llegue a 76.400 pesos; para no perder con la inflación y la canasta básica ($78.000) que sirvió de referencia.

Sin embargo, el aumento llegó del 50% a pagarse en tres cuotas que, a luz de las nuevas subas en los precios, quedó muy atrás nuevamente de la línea de pobreza. Incluso, si el Gobierno decidía pagar el 50% una sola vez, todavía el docente no iba a recuperar el su poder adquisitivo que perdió con la inflación acumulada y la de enero y febrero”, remarcó.

Según Pereira, para el modelo formoseño los docentes no son una prioridad, “de lo contrario tendrían mejores sueldos y no estarían por debajo de la media nacional y regional, con salarios que para septiembre superarán los 60.000 pesos de básico, en comparación a una canasta básica familiar de $80.000”.

“Es lamentable y doloroso que gremialistas oficialistas y cercanos al Gobierno  avalen y defiendan  la política salarial de Insfrán, cuando no le da oportunidad de proponer ni menos cuestionar un incremento para el sector. Escuchar a Luis Branchi decir que la suba del 50% es una recuperación de la inflación, y que el aumento no se dio en otra provincia, es doloroso, porque no somos improvisados en la materia, sabemos que un porcentaje de esta naturaleza no representa una recomposición de haberes”, concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here