De mesitero en el Mercadito a trabajar en su propia casa

0
234

Abel Guarie trabajaba en el Mercadito hasta el comienzo de la pandemia, que lo obligó a llevar su puestito a su domicilio ante la imposibilidad de seguir pagando el alquiler a raíz de la cuarentena obligatoria.

“Fue un poco difícil, ya que todos los dueños de los locales, pensábamos que solo sería por dos o tres semanas y al final se fue extendiendo cada vez más y ya no podíamos pagar el alquiler porque no se vendía nada”, cuenta Abel.

“Fue entonces que decidí trasladar todas mis cosas a mi casa, por suerte estoy en una buena ubicación y la gente acompañó mi iniciativa, al punto que hoy me pide que no me vaya de nuevo, porque a ellos les queda bien que esté acá, ya que no tienen que estar yendo hasta el centro”, puntualiza el joven emprendedor.

Y sobre el futuro, precisamente, comenta, “ahora la idea es construir un pequeño localcito para tener más comodidad y ponerme al día con todo lo que sea impuestos y esas cosas”.

Sobre sus productos señala que “tengo termos para agua fría y calienta, pavas eléctricas, planchas, ventiladores, que ahora es lo que más está saliendo por el tema del calor, ya que mucha gente no tiene para comprarse un aire acondicionado”.