El juez cita a L-Gante a una audiencia antes de definir la excarcelación

0
32

El juez de Moreno quiere conocer dónde vive, con quién y otros aspectos antes de definir si se la concede. El cantante está detenido con una pena que prevé hasta 15 años de prisión. 

El juez de garantías de Moreno Gabriel Castro citó a Elián Valenzuela (L-Gante) a una audiencia para el próximo viernes a las 11 de la mañana, a fin de tomar conocimiento de con quién vive, dónde y otros aspectos de su vida cotidiana, antes de resolver si le concede o no la excarcelación extraordinaria solicitada por la defensa. 

La audiencia de visu, como se denomina, es el viernes y para ello el juez ya le pidió el traslado a la DDI de Quilmes, donde está detenido por amenazas y privación ilegítima de la libertad.

Hace pocos días, el juez Gabriel Castro le rechazó la excarcelación ordinaria pero al mismo tiempo le cambió en parte la carátula a Valenzuela.

En ese aspecto, L-Gante estaba acusado de «Amenazas simples en concurso real con privación ilegítima de la libertad en concurso ideal con amenazas coactivas agravadas por el uso de arma y por perpetrarse contra un miembro de un poder Público» contra Darío Gastón Torres. Y ahora pasó a ser imputado por «privación ilegítima de la libertad en concurso ideal con amenazas coactivas».

En el caso de la acusación contra Rosa Catalina Passi era «amenazas simples en concurso real con privación ilegítima de la libertad en concurso ideal con amenazas coactivas agravadas por el uso de arma». Y ahora pasó a ser «privación ilegítima de la libertad simple en concurso ideal con amenazas simples».

A estas dos nuevas carátulas se le sumó una tercera que es la de «Tenencia simple de estupefacientes en carácter de autor» por la Ley 23.737.

El magistrado sacó así los agravantes de «uso de armas de fuego» y el de «perpetrarse contra un miembro de un poder público» en el caso de Torres, empleado municipal de Moreno.

Por el momento, el artista de la Cumbia 420 está detenido en la DDI de Quilmes, aunque se habla de que podría ir a la Alcaidía de Melchor Romero, el mismo lugar donde permanecen los rugbiers que fueron condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa.

El cantante -según el denunciante- lo intimidó para que suba al vehículo y luego amenazó con matarlo si la Policía no liberaba a sus amigos con quien el vecino había tenido una pelea a la salida de un boliche en la zona Oeste.

El juez dio por ciertas, momentáneamente, las pruebas y por eso desestimó en las últimas horas un pedido de cese de detención tramitado por el abogado renunciante Alejandro Cipolla, ahora reemplazado por Merlo. // NA

Déjanos tu comentario