Viaje a la intimidad del Sheriff, el participante más exótico de la Champions League: “En el vestuario suena la canción de Rodrigo a Maradona”

0
23
Sheriff United Gustavo Dulanto
El peruano Gustavo Dulanto brilla en el Sheriff (@gdulantos13)

Este miércoles, el FC Sheriff hará historia cuando reciba al Shakhtar Donetsk en lo que será su estreno en la Champions League, el certamen de clubes más importante de Europa. El club, que logró clasificarse por primera vez a este certamen tras eliminar en el repechaje al Dinamo de Zagreb y llamó la atención en el sorteo de la fase de grupos por su nombre y su historia, ahora tiene la oportunidad de demostrarle al mundo que no es una casualidad que haya llegado hasta esta instancia.

La institución pertenece a la ciudad de Tiraspol, capital de la República de Transnistria, un Estado de Europa del Este que no tiene reconocimiento internacional y que por lo tanto es considerado como una región autónoma dentro de Moldavia. Allí funciona Sheriff, una empresa de seguridad que fue fundada por ex agentes del servicio de inteligencia soviético que ha ampliado sus negocios a sectores como el alimenticio, el combustible, medios de comunicación, construcción, transporte y hasta fundó su propio club de fútbol: el Sheriff United.

Allí aterrizó en febrero de este año el zaguero peruano Gustavo Dulanto, quien por amor a su madre ahora luce el apellido Sanguinetti en su camiseta. Él se ha convertido en una de las piezas fundamentales de un equipo que tendrá que verse las caras nada menos que con Shakhtar Donetsk, Inter de Milan y Real Madrid en la Champions League. En la previa del estreno en esta competencia, el jugador de 26 años que reside en Tiraspol con su pareja y su pequeña hija dialogó con Infobae sobre cómo es ser parte de esta exótica institución que quiere da el batacazo.

Sheriff United Gustavo Dulanto
En el equipo hay futbolistas brasileños, moldavos, griegos, colombianos, bosnios, serbios y hasta de Mali, entre otras nacionalidades (@gdulantos13)

-Imagino la ansiedad que estarás manejando por lo que será el debut en Champions League

-Sí, ya estoy mas tranquilo. Antes del partido contra el Dinamo, toda esa semana después de haber ganado 3 a 0 en Tiraspol, no podía dormir. Tú sabes que el fútbol no tiene lógica, podíamos ganar 3 a 0 y después sabía que el otro equipo iba a salir con todo en Zagreb. Entonces no podía dormir pensando en qué podía suceder. No dudaba de que íbamos a pasar de ronda, pero me pasaban por la cabeza muchas cosas en el sentido de que si ellos podían darnos más juego del que nos dieron en Tiraspol y todo eso.

-Un grupo difícil les tocó. Están el Inter, el Real Madrid…

-Un grupo hermoso, la verdad es que el que me conoce sabe que me gustan estos retos y jugar contra los mejores. Estoy muy contento por este grupo. No estoy asustado ni nada, porque sabemos que en el papel ellos son mejores que nosotros, pero esto es fútbol y somos 11 contra 11 y les vamos a dar pelea.

-¿Tienen el objetivo de ser terceros en en la zona? ¿o van por todo?

-Hemos hablado de disfrutar cada partido como lo hemos venido haciendo, con la responsabilidad que conlleva jugar una Champions y que suceda lo que tenga que suceder. Pero como siempre digo en el vestuario: podemos jugar mal, pero no podemos dejar de correr y meter. Eso no se negocia.

-Lo que pasa en la Champions muchas veces es que los equipos fuertes de ligas débiles tienen que afrontar partidos en donde tal vez no tengan mucho la pelota y tengan pocas situaciones de gol. ¿Se trabaja esto desde lo mental además desde lo táctico?

-Ya nos sucedió contra el Dinamo en Zagreb, que tuvimos muy poco la posesión del balón porque ellos salieron a buscar el resultado y la verdad que se nos vinieron encima. Pero el equipo mostró una jerarquía y un carácter tremendos y estos partidos ayudan mucho para lo que viene. Son realidades distintas, comparando el Dinamo con el Inter o el Madrid o Shakhtar, que siempre da pelea; pero como te dije, tenemos que seguir tomando con responsabilidad cada partido porque el fútbol no tiene lógica y cualquier cosa puede suceder.

-Más allá de lo futbolístico, en estos partidos vas a tener la oportunidad de encontrarte con grandes figuras, ¿ya pensaste a quién le vas a pedir cambiar camiseta?

-Te soy sincero, yo he cambiado camisetas, pero depende siempre del resultado. Si pierdo no cambio camisetas ni loco, me meto en el vestuario y tomo un baño para tranquilizarme porque soy muy competitivo. Espero que el resultado sea a nuestro favor para poder tener algún recuerdo en mi casa, pero si no es así… Sé que lo que estamos viviendo en el club es único, porque la hemos peleado desde abajo. Si toca cambiar, bienvenido sea, y si no, no pasa nada. Ni loco cambio camiseta si pierdo, no hay chances.

-¿Cómo es que llegaste al Sheriff? Vos venías de estar en Portugal.

-Yo tenía contrato con Boavista (de Portugal) hasta junio de este año, pero salí por temas extradeportivos cuando llegó una nueva dirigencia. Me dijeron que no iban a contar conmigo a falta de cinco días para que iniciara la temporada, y estuve entrenando con la sub 23. Nunca dejé de entrenarme. Sabía que tenía que prepararme para lo que viniera. Rescindí con Boavista en diciembre por mutuo acuerdo y estuve sin equipo hasta enero. Mi agente estuvo hablando con equipos de Argentina, Colombia, de la segunda división de Portugal, y lo del Sheriff siempre estuvo ahí. Pero la verdad es que yo estaba esperando otra cosa. Pero después, cuando analicé la propuesta, me gustó mucho en el sentido de que es el mejor equipo de Moldavia (NdR: el club ha ganado 19 de las últimas 21 ligas, las seis más recientes de manera consecutiva). Siempre juegan la fase previa de Champions, aunque nunca habían clasificado, lo tenía claro eso. Me la jugué por clasificar a Champions, vine a Moldavia a eso. Y el objetivo se logró y estoy contento por haber tomado esta decisión.

Sheriff United Gustavo Dulanto
Gustavo Dulanto Sanguinetti con la bandera de Moldavia (@gdulantos13)

-Si bien juega en la liga de Moldavia, en realidad el club queda en Transnistria. Es un poco extraño eso ¿no?

-El Sheriff pertenece a Transnistria. Yo había averiguado algo por Internet, pero no sabía la magnitud de que había un limite fronterizo, una guerra… eso lo aprendí preguntándole a mis compañeros acá. La diferencia principal es que en Tiraspol (la capital de Transnistria) se usa el rublo como moneda y en Moldavia el leu. Y es eso. Y la red de internet es distinta también, pero la vida es muy tranquila en ambos lados.

-¿Y con el idioma cómo te manejas?

-Acá hablan ruso. No entiendo nada. Me sé algunas palabras que tienes que aprender, como el ‘gracias’ y el ‘buenos días’, sé contar del 1 al 5. Inglés hablan muy poco, así que uno está a full con el traductor en la ciudad.

-En el plantel hay griegos, moldavos, africanos, brasileños, colombianos, el técnico es ucraniano ¿qué idioma hablan en el vestuario?

-Hay grupos por el hecho de que hablamos los sudamericanos castellano y portugués, y mas o menos se entiende. Después están los africanos que hablan francés y también tienen su idioma. Los europeos hablan el suyo, pero la lengua entre todos es el inglés. Es un grupo muy sano y tranquilo. Un grupo con hambre de gloria. Y cuando tienes todo eso no necesitas hablar el mismo idioma para entenderte.

-¿Qué sabías de Moldavia antes de llegar?

-Para los sudamericanos es algo raro. En Perú no conocían Moldavia, capaz que en Argentina tampoco, pero el fútbol te lleva a lugar que no conoces.

-¿Y ellos sabían algo de Sudamérica?

-De Perú conocían un poco porque acá hace 3 o 4 años jugó el Lokomotiv de Rusia y vino Jefferson Farfán y les hizo un gol. Obviamente a Argentina la conocen por Lio (Messi) y nosotros en el vestuario ponemos la música del Diego (Maradona) y todos se la saben.

-¿Qué canción de Maradona se saben?

-Del Diego conocen la de Rodrigo (NdR: La mano de Dios). Si a Diego lo conocen hasta abajo del agua.

-Justo te iba a preguntar sobre cómo es el tema de la música en el vestuario, quién elige qué suena.

-A veces la manejan los colombianos que ponen su salsa choque o rock. Cuando me toca a mí yo pongo de todo, cumbia… Yo viví tres años en Argentina porque estuve en las inferiores de Rosario Central y escucho Callejeros, Pibes Chorros, así que se escucha de todo. También música peruana, mi cumbia, y cuando suena comienzan a reírse porque es raro para ellos.

-¿Y los moldavos qué escuchan?

-Aquí tienen algo que es como rock, pero en su idioma que es raro. Pero como son cuatro moldavos, no se escucha mucho la música de ellos. Se escucha lo que decidimos los demás.

-Vos estás ahí con tu pareja y tu hija, ¿se adaptaron bien a la vida diaria?

-Ellas viven conmigo desde junio, porque en febrero vine solo y estuve cuatro meses solo. Después las traje. Y es tranquilo acá, ahora aprovechamos el sol porque cuando arranca el frío es duro.

-Cuando decís duro, ¿a qué te refieres?

-Uy hermano. Yo pasé frío en Portugal y en Argentina, pero aquí es crudo. Llegué hasta los -17°C. Horrible. Pero tampoco lo sentís cuando entrenas porque el Sheriff tiene un campo sintético techado y entrenas ahí. Pasas algo de frío, pero no como afuera. La verdad que el club tiene una infraestructura impresionante.

Sheriff tendrá su primera prueba en la Champions League (Reuters)
Sheriff tendrá su primera prueba en la Champions League (Reuters) (MURAD SEZER/)

-¿Te sorprendieron las instalaciones del Sheriff?

-Yo había averiguado algo por Internet y vi en Youtube un video con toda la infraestructura. Cuando lo vi por ahí dije, ‘Esto yo no lo tenía ni en Portugal’. En Perú el único equipo que tiene algo parecido es Sporting Cristal y la U, con tantos campos de entrenamientos. Porque los otros no tienen predio. Pero el de aquí es impresionante, 11 canchas, dos estadios, una clínica, campo techado, piscina, hotel para los jugadores, especial para nosotros. La verdad que tenemos todas las comodidades y así es fácil trabajar. Ellos te dan todas las herramientas. Uno así trabaja a gusto.

-Leí que te prohibieron silbar, ¿puede ser?

-Sí (risas). No es que me lo prohibieron, pero sí me dijeron que no silbe porque ellos dicen que si lo haces no llega el sueldo a fin de mes. Fue algo loco que me pasó. Pero como le digo a mi esposa, uno tiene que adaptarse a las costumbres del país, porque uno es nuevo, llega a un país que no es suyo y debe respetar sus costumbres.

-¿Y alguna otra cosa así extraña que te haya sorprendido?

-Comen las verduras sin aliño. Crudas, crudas. Las comen solas. He visto hasta comer el ajo solo. El diente de ajo lo ponen ahí en el buffet. Yo pensé que estaba de adorno hasta que vi que lo comían así, sin nada, sin condimentos. Yo obvio me preparo la ensalada con aceite de oliva, pero ellos le dan así crudo, como viene.

-¿Con la comida cómo te manejas?

-Yo llevo un plan alimenticio. Pero en mis días libres cuando puedo salir voy a la segura: pizza o hamburguesa. No trato de experimentar nada.

-En lo personal sabes que si te destacas puedes recibir un llamado de la selección. ¿Tienes alguna ilusión con una convocatoria de Ricardo Gareca?

-Sí. A cualquier deportista le gustaría representar a su país, soy consciente de que hay muy buenos elementos en mi posición y por eso yo trabajo el doble para estar mejor que ellos. Yo voy a seguir trabajando para poder ser considerado en la selección.

-Si fueses tu propio representante, ¿cómo te venderías?

-Soy un jugador que deja todo en el campo, me gusta siempre ordenar a mis compañeros. Soy un tipo humilde, que recuerda sus inicios, los tengo claros al igual que mis objetivos. Tengo un par de goles porque me he equivocado y tengo la suerte de encontrarme con la pelota (risas). Espero seguir equivocándome en ese sentido porque sé que es un plus para un defensa tener gol.

-¿Quién es tu referente en el puesto?

-Siempre me gustaron Sergio Ramos y Otamendi. Y en Perú, Zambrano, tiene una personalidad terrible. Yo siempre me he fijado en eso, porque como te dije hace un rato, el equipo puede jugar mal y todo eso, pero el carácter no se negocia. Y los jugadores que te he nombrado tienen un carácter terrible.

-Justamente por tu actitud te ganaste la cinta de capitán en el Sheriff.

-Sí. Esta temporada llegaron cinco jugadores nuevos, pero en la temporada pasada fui capitán y hasta el día de hoy a veces me toca. Yo con o sin cinta soy el mismo, me gusta mucho ordenar e insultar a mis compañeros, porque lo que sucede en el campo queda en el campo, no lo llevo afuera. A mí me enseñaron eso. Hay que decirse las cosas en el campo para el bien del equipo. Y eso hace que el entrenador confíe en mí y me de la cinta.

-¿Hay algo más que quieras contar o que te hayas quedado con ganas de decir?

-No. Solamente agradecerte por el llamado y mandarle saludos a Perú, a mis amigos de Rosario y aguante el Canalla y Universitario de Porres.

SEGUIR LEYENDO:

La increíble historia del hombre que surfeó un tsunami: “Pensé que sería la última ola de mi vida”

Una caída al vacío lo dejó cuadripléjico, pero desafió los límites y alcanzó la cumbre del Kilimanjaro

La historia detrás del atleta que se hizo viral por festejar antes de tiempo y perder una carrera a metros de la meta

El dramático relato del surfista que cayó de un acantilado, se enfrentó a la muerte y pasó dos días agonizando en una playa desierta

Vino de vacaciones, se enamoró de la Argentina y hoy es la voz de la Serie A en América Latina: la historia de Vito De Palma

Fue el mejor fisicoculturista del mundo, pero el gimnasio arruinó su cuerpo y a sus 56 años usa silla de ruedas: la vida de Ronnie Coleman