Malestar en dos hospitales por cambios en el horario de trabajo

0
72

Fabián Singsig, integrante de la comisión directiva de ATE, se refirió a la situación que se está viviendo tanto en el Hospital Central como en el Hospital de la Madre y el Niño y sostuvo: “Se habla mucho del reconocimiento a los trabajadores de la salud, pero de la boca para afuera nomás, dejando de lado cuestiones como los reconocimientos laboral y salarial”.

“ATE viene haciendo una acción gremial fuerte en el sector de salud, porque es uno de los sectores más vapuleados, sobre todo en este tiempo de pandemia”, al respecto indicó que en ambos nosocomios “se sacó una resolución interna donde reorganizan la carga horaria a las enfermeras y enfermeros tercerizando varias cuestiones de su vida diaria, como por ejemplo, los enfermeros tienen que cumplir una determinada carga horaria semanal, y la venía cumpliendo de a siete horas diarias; hay enfermeros que son full time que tienen que cumplir 44 horas y otros que son part time que tienen que cumplir 35 horas o menos incluso, de acuerdo al contrato que firmaron”.

Explicó Singsig que “ellos trabajando siete días por semana, cinco horas por semana, cumplían con ese requerimiento, y cada uno tenía una organización más o menos así, pero con esta nueva medida de golpe se encontraron con que deben cumplir doce horas diarias por 24 de franco, supuestamente para beneficiarlos”.

“Pero dicen que “no nos está beneficiando en nada, nos complica la vida”.

Al respecto indicó que los enfermeros “en cualquier horario que tenían cumplían las guardias que les pagan aparte sin importar el lugar de trabajo, incluso en el sector privado de salud”.

“Pero esto no es posible si trabajan en un sector que no sea el de la salud, ya que deben cumplir un turno de doce horas, por ejemplo de seis de la mañana a seis de la tarde, lo que les impide cumplir con las horas extras que les permitía redondear un sueldo extra, porque hoy un enfermero gana 30 mil pesos y con las guardias con suerte llega a los 45 mil o 50 mil pesos”.

Sinsig agregó a estas cuestiones “la desorganización que implica en el ámbito familiar y el estrés que se produce en el ámbito laboral por tener que trabajar estas doce horas corridas” y consideró que “no le arreglaron la vida a nadie, al contrario, se la complicaron”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here