Asaltaron a mano armada al intendente de Palo Santo

0
61

El intendente de Palo Santo, Raúl D´Zakich, contó cómo fue el robo del que fue víctima en las primeras horas de hoy en su localidad.

“A las cinco menos veinte voy a la radio y me sale de entre las plantas una persona que me agarra del cuello, me apunta con un arma, me dice que me quede callado y vamos para adentro”.

“Ya dentro de la casa me dice ´dónde están los dólares¨, y le digo que no tenemos dólares porque hace poco vendimos para comprar un auto, a lo que me responde ´pero sé que tiene plata´, y me metiieron en la pieza donde estaba mi señora acostada durmiendo, me maniataron atándome con cables, me pusieron boca abajo, y me liaron con un cinto, una corbata, y empezaron a revisar todo”.

Sobre el monto de lo que se llevaron, D´Zakich estimó en unos dos millones de pesos, “ya que había alrededor de un millón trescientos mil pesos de una venta de animales que hizo mi esposa, más otros 400 mil también de ella de su negocio y yo tenía ahorrado otros 18 mil pesos, también llevaron mi cartera, mi documentación, mi billetera”.

Continuó su relato el jefe comunal: “al rato vino mi compañero para ir a la estación de servicio sacó la camioneta y me esperó en el frente, y ellos todavía estaban adentro, revoltijearon todas las piezas, a mi señora la llevaron a otra pieza y también la maniataron y la amordazaron, como vieron que la camioneta estaba al frente salieron por atrás, saltaron una tapia y se fueron”.

Contó el intendente palosanteño que “mis hijos tienen sus casas en el mismo terrenos, a unos veinte metros aproximadamente de la mía, y me amenazaron de que si hablaba, gritaba o lo que sea, las otras personas que estaban con ellos que iban a matar a mis hijos”.

Pese al mal momento vivido, D´Zakich lo consideró “una desgracia con suerte, porque lo material se puede recuperar, pero la vida no”.

Sobre los autores, dijo que “al que pude escuchar porque era el que me hablaba, lo hacía con un tono porteño, por lo que evidentemente no era de acá, sí habrá tenido cómplices que conocían nuestros movimientos”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here