Luque contó detalles de la salud de Maradona: el diálogo para internarlo, la relación con el alcohol y por qué vive en “extremos”

0
12
Diego Maradona con Leopoldo Luque, su médico personal
Leopoldo Luque decidió internar a Maradona hace más de una semana para iniciar los controles

Leopoldo Luque había hecho los intentos, infructuosos, varios días antes. La constante respuesta negativa lo había alejado una y otra vez. Cuando Diego Armando Maradona pasó unos minutos por la cancha de Gimnasia de la Plata por su cumpleaños, la imagen recorrió el mundo y desde su entorno volvieron a contactarlo. El neurocirujano fue ese fin de semana a su casa y otra vez buscó convencer al Diez que debía internarse.

Lo fui a ver sábado y domingo por pedido de la gente que está cerca de él. Lo veían raro, confundido. Más allá del trastorno para caminar, deambular. Llamaron la atención algunas cosas raras en su personalidad, como su estado de ánimo. Y esto de estar confundido: emitir un comentario o una respuesta de algo que no se le había preguntado o se le estaba hablando. Es un trastorno cognitivo que no tendría por qué estar sucediendo. Mi primera pregunta fue si había tomado algo y me dijeron que no. Estaba confundido. Cuando yo iba, no pasaba en ese momento, pero eso no me aseguraba que no pasara después. Yo sospechaba. Sentí que era un buen momento para llevarlo y estudiarlo un poco”, relató el propio Luque en una entrevista con el programa radial Doman 910 que se emite por La Red.

No hay una relación médico-paciente de un paciente muy interesado en su salud. Uno tiene que interceder. Ese día de la internación no me costó tanto convencerlo pero venía de varios intentos previos. Entré a su pieza, él estaba acostado, le dije ‘Diego vamos’, ‘no, tordo. La de siempre. Después, en el post operatorio, Diego salió a caminar conmigo en el sanatorio: Diego te tenés que quedar y dijo que no. Se puso agresivo en el sentido de querer manejar la situación, como maneja todo siempre. Lo vimos con un cuadro que se interpretó como abstinencia, de sudoración, taquicardia y euforia. No solo por el cuadro en sí, sino porque peligraba la neurocirugía si él se iba a su casa. Era esperable el cuadro, no nos sorprendió”, detalló sobre el proceso que debió pasar para llevarlo a la Clínica Ipensa de La Plata inicialmente.

Luque reconoció que son “días agitados” para él, donde comienza alrededor de las 5.30 de la mañana y se acuesta pasada la medianoche. “Maradona es un paciente que tiene principio de autonomía. La pérdida de salud de él o el deterioro que tuvo fue visto. El viernes en el partido eso lo notó todo el mundo”, reconoció. Al mismo tiempo, aclaró que como se venía informando previamente el cuadro de abstinencia está relacionado al consumo de alcohol: “Solucionados esos temas no están nunca, están tratados. Diego era tomar una copa y hacerle mal en el último tiempo, por los antecedentes. El punto es que esa copa por ahí la necesitaba. No es un gran consumidor, pero es todo un cuadro con los fármacos que toma. Los fármacos que toma son varios. Un poco de alcohol, no mucho, a ciertos fármacos les hace mal. Son varios para conciliar el sueño… No quiero entrar en detalle”.

Si hay un paciente que llega a un punto que atenta contra su vida o de terceros, obviamente el médico intercede. Diego, a mi entender y del equipo médico y de la psiquiatra, nunca llegó a esa instancia. Lo que sí tiene es un deterioro de la salud marcado por esos hábitos. Trasciende mi trato de la medicina. Intervine y se logró llevarlo a una clínica”, destacó.

"Diego es una persona que me mira y con mucha lógica me dice: ‘Luque, ¿qué hago acá?’" (Foto: EFE)
«Diego es una persona que me mira y con mucha lógica me dice: ‘Luque, ¿qué hago acá?’» (Foto: EFE) (Enrique García Medina/)

Diego es una persona que me mira y con mucha lógica me dice: ‘Luque, ¿qué hago acá?’. No es el violento que se quiere ir. Se está barajando el alta. Me mira sonriéndome y me dice qué hago acá, me siento bien, me quiero ir. Tiene mucha lógica pero hay que pensar muchas cosas. Es una persona de 60 años que tiene autonomía y lucidez”, agregó sobre la reacción de Maradona durante los últimos días.

Durante los próximos pasos, la familia será clave para definir cómo seguirá la vida del Diez fuera de la clínica: “Hasta dónde uno puede interceder, invadir, proponer, son todas cosas que se están arreglando con la familia. La comunicación es muy buena. En ese sentido todos están permeables a escuchar, opinar y debatir siempre con respeto. Se está llegando a una decisión”.

Luque reconoció que trasladarlo a una casa en Nordelta con todos los cuidados necesarios “es una de las ideas más fuertes”.

“En principio, a Maradona no lo pongo en un cuadro de adicción. Es un paciente que vive en extremos. Cuando él quiera, va a dejar de hacer eso que le hace mal, pero no se logra convencer él todavía que tiene que hacer eso. Pero lo va a hacer. Yo tengo mucha fe”, detalló con sinceridad

En relación a la posibilidad de seguir dirigiendo o no a Gimnasia de La Plata, dio su opinión: “Hay que discutir muchas variables y nadie va a tener la razón absoluta. A mí Leopoldo Luque, como médico y persona, a nadie hay que quitarle el trabajo y más si lo apasiona. Si le da una vida, una rutina. Es mi sugerencia. Muchas personas puede opinar diferente. Que no, que no tenga presiones, que esté relajado, no puede tener presiones… Diego donde menos sufre presiones es en una cancha. Esa es mi impresión”.

"Diego donde menos sufre presiones es en una cancha. Esa es mi impresión", señaló (Foto: EFE)
«Diego donde menos sufre presiones es en una cancha. Esa es mi impresión», señaló (Foto: EFE) (EFEI0499/)

Noticia en desarrollo…

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La decisión que tomaron la familia y el círculo íntimo de Maradona para el día después de la internación

Diego querido, Dios no avisa la última oportunidad, siquiera a otro dios…