La reacción de Racing con el juez que se burló del club en un fallo que lo mencionó como “Ra Sin Club”

0
15
estadio racing juan domingo peron
El Cilindro de Avellaneda, donde Racing juega de local

El fallo que firmó el juez Alejandro Segura en el que condenó al Racing y a una empresa privada a indemnizar a dos trabajadores que vendían comidas y bebidas en el estadio Juan Domingo Perón llamó la atención en la prensa nacional por la ironía del texto que empleó el letrado.

En su decisión, el magistrado decidió condenar a la empresa Magary SA y a la institución del sur del gran Buenos Aires a pagarles una indemnización a los demandantes Ramón Cardozo y Domingo Vallejos de $71.332,81, y además, los intereses.

Sin embargo, lo distintivo fue el lenguaje informal que eligió el titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo N° 41 para argumentar su resolución, con cargadas al club demandado y a varios otros equipos de Primera División con términos como “Ra Sin Club”; “RiBer Plate” o “un club de Parque Patricios, conocido por ser vástago de San Lorenzo de Almagro”, en referencia a Huracán.

“He visto a personas abrirse paso entre enjambres de espectadores apretados a razón de 5 o 6 en un metro cuadrado para ir a buscarse un Paty”, detalló el juez para sostener la importancia de la comida en los estadios de fútbol argentinos y condenar al club que ahora preside Víctor Blanco a pagarles a dos hombres que comenzaron a vender en el Cilindro en 1968.

La decisión judicial, que ya fue apelada por las autoridades de la Academia a través de su Departamento de Legales, fue precedida en el correspondiente expediente por numerosas alusiones a diferentes instituciones del fútbol argentino -entre las más reconocidas por historia y trayectoria- de contenido peyorativo.

Según publicó la entidad de Avellaneda en su sitio oficial, “la condena que mereció el texto elaborado por el juez Segura fue tal que excedió a los hinchas de Racing y los demás clubes, sino que además generó el rechazo de la comunidad en pleno. Racing, a través de su Departamento Legales a cargo del doctor Mariano Cúneo Libarona -a la vez, miembro de Comisión Directiva-, dispuso acciones inmediatas en resguardo del nombre del club. En tal sentido, realizó una presentación ante la Cámara Laboral cuyos integrantes resolvieron denunciar al juez Segura ante el Consejo de la Magistratura, el máximo órgano del Poder Judicial que se encarga de supervisar el desempeño de los jueces. La decisión de la Cámara reviste relevancia porque pone en un rango subalterno las disculpas que el juez Segura emitió, luego del escándalo, a través de un breve escrito”.

“Esto va mucho más allá de Racing y del fallo estricto, que ya está en proceso de apelación por las vías correspondientes. El pronunciamiento del juez Segura es extemporáneo e impropio del ámbito judicial. Es una verdadera ofensa a su rol porque, desde una posición de poder, comete un agravio contra algunas de las más representativas instituciones del fútbol argentino. Por algo la sociedad lo rechazó y los medios lo reflejaron tal como lo que es: un episodio inaudito que nada tiene de gracioso”, le dijo a la web oficial del club el doctor Cúneo Libarona. Y concluyó: “Por eso la Cámara Laboral lo cuestionó con dureza”.

SEGUÍ LEYENDO

“Ra Sin Club” y “RiBer Plate”: las cargadas de un juez en un fallo que condenó a Racing a pagarles a dos vendedores de comida del estadio

De trabajar en el campo a jugar en River y la Selección: “Creía que mis condiciones no daban para la carrera que hice”

Brujerías, récords y gloria: mitos y verdades del Cilindro de Avellaneda a 70 años de su inauguración